Acerca de

Mi intención con este blog no es proponer teorías sobre nuestra evolución, no es daros una visión romántica de nuestros logros, ni tan siquiera esgrimir la visión filosófica del ser humano. Mi objetivo es conseguir transportaros a mi pequeño rincón de ciencia divulgativa donde persigo explicaros, de manera sencilla, el proceso evolutivo que nos ha llevado a los seres humanos a ser lo que somos; un crisol de culturas, de características físicas diferentes, de distintas formas de pensar y de vivir.

En no pocas ocasiones, nuestro innato egocentrismo nos ha convertido en esos seres que pueblan la Tierra y que dominan al resto de seres vivos y a la Naturaleza, pues no es tan irreal la idea de muchísimas personas de que ya no somos animales salvajes, que somos algo así como la meta perfecta de la Evolución. ¡Cuán equivocada es esta afirmación!

Nosotros somos animales, ni mas listos ni mas tontos que los demás. Y claro que tenemos muchas diferencias con el resto de seres vivos y es ahí, en nuestro camino evolutivo donde tenemos que entender las razones que nos llevaron a desarrollar extraordinarias capacidades, estrechamente ligadas entre sí, así como a nuestros cambios de estructuración física. El tiempo geológico (cuyas unidades se nos escapan porque nunca viviremos tanto), las condiciones del medio físico  y del ambiente que nos rodearon en determinados momentos de nuestra historia, las interacciones con nuestras presas y también con nuestros depredadores, se convirtieron en un maravillosa mezcla y un sinfín de interacciones que constituyeron la arcilla que la Selección Natural utilizó para elegir el moldeado de mayor éxito biológico.

Y todo comenzó en algún momento, a partir de un pequeño mamífero que se ganó el gran honor de ser nuestro predecesor. Y entonces, una “explosión”, un “boom”, una fuerza cuasimística inició un largo camino, del que surgieron un sinfín de formas animales emparentadas con nosotros. Unas dieron paso a otras o, coexistieron y, sin embargo, al final quedamos nosotros, el Homo Sapiens sapiens.

Pero ¿somos la cúspide de un complejo proceso orientado a nuestra aparición o, lo que es más intrigante, somos el resultado de un azaroso proceso que surgió en momentos concretos, en determinadas condiciones?

He aquí el centro de la polémica; ¿cómo surgimos?, ¿cómo evolucionamos?, ¿por qué no nos extinguimos como tantísimos antepasados nuestros? ¿Qué nos hace diferentes? ¿Somos el perfecto resultado de la Evolución?

Anuncios